Medicina del Ser

La Medicina que practica incluye todo el Ser

El ser humano está compuesto de materia y espíritu en unión indivisible. El cuerpo físico es el vehículo del espíritu que se encarna en el mundo material. A esta esencia espiritual se la conoce como el alma, la divina Presencia o el Ser superior.

La salud es el resultado del equilibrio entre las necesidades del cuerpo, la materia y el gusto del espíritu, el alma. La enfermedad es la expresión de un desequilibrio que se muestra en el cuerpo, entre los deseos de la personalidad y el propósito del alma.

Cuando somos conscientes de nuestra verdadera naturaleza espiritual y nos dejamos guiar por la inspiración del espíritu en nuestra vida, podemos encontrar el equilibrio y la paz interior. Y es en este momento, que la existencia empieza a tener sentido, y podemos recuperar la salud a través de la guía de nuestra propia sabiduría.

El alma se comunica con nosotros a través del sentir del corazón que nos inspira para que manifestemos nuestra esencia espiritual en nuestra vida terrenal. La enfermedad aparece cuando no atendemos sus llamadas y vivimos y nos comportamos ciegos y sordos a sus reclamos de trascendencia. Nos enfocamos en la materia, ignorando al espíritu.

El cuerpo es el espejo de la conciencia, la Medicina del Ser que trata de descubrir que es lo que el cuerpo y el alma nos quiere comunicar a través de la dolencia o la enfermedad que padecemos. Trata de descodificar el mensaje que los síntomas del cuerpo son para la causa verdadera de la dolencia y así poder sanarla.

La Medicina del Ser que apoya, acompaña y enseña a escuchar, nuestra sabiduría, el interior para aprender quién somos, nuestros ojos, descubrir nuestro propósito de vida más elevada y de esta manera, encontrar el camino para recuperar la salud.

La Medicina del Ser es una medicina natural, consciente, integrativa, bioenergética y espiritual.
  • Es consciente de que el médico y el paciente se enfocan juntos en descubrir la causa de lo que está pasando a la enfermería y de esta manera devuelve la responsabilidad de estar sano a quién realmente le corresponde. Es decir a uno mismo. Mientras la acompaña a través del camino del despertar de la conciencia para sanar.
  • Es integrante porque su práctica no descarta ningún medio o medicina que se haya encontrado efectiva en el camino de regreso al equilibrio y la salud. Y porque su práctica no requiere prescindir de ningún tratamiento que el paciente esté recibiendo en este momento. La consciencia por si misma sana y potencia el beneficio de cualquier trabajo en curso.
  • Es bioenergética, porque no trata el físico sino que tiene en cuenta los demás cuerpos que lo componen. Es decir todos los aspectos del Ser, tanto físicos como mentales, tanto emocionales como espirituales, para recuperar la salud, el equilibrio y la plenitud, que todos deseamos alcanzar en la vida.
  • Es espiritual  porque su objetivo es que el ser humano se haya conectado con su Ser Divino. Su propia sabiduría interior, para que lo haga para desvelar el oculto motivo de su padecimiento y, tras descubrirlo, inspirar para hallar el profundo sentido de su existencia.
  • La consciencia es poderosa, sana por sí misma.

Mi objetivo personal y profesional es ofrecer mi conocimiento, experiencia y servicio, apoyarme y mostrar las personas cómo integrar la mente, el cuerpo y el corazón en coherencia con su divinidad Presencia, su propia sabiduría interior, para emprender y recorrer el camino de su propia visión visión sanación. Que consiste en llegar a conocer y manifestar que nuestro objetivo más elevado en esta vida, para expresar plenamente el Ser perfecto y divino que cada uno es.

Aloha hermanos del mundo mundial