LA DINÁMICA DE DAR y RECIBIR

 

Dar y recibir, aunque nos cueste creerlo, son dos caras de la misma moneda. Dar implica recibir. Son los extremos de un circuito de energía que continuamente se retroalimenta a sí mismo. Sin embargo, pocos conocen la clave secreta que lo pone en marcha.

Dar sin esperar. Dar sin condición. Dar con alegría. Doy porque tengo, tengo porque doy. Éste es el secreto de la prosperidad.

La acción de dar implica necesariamente la acción de recibir. Cuando vivimos en modo dar, ya sea, tiempo, dinero, compañía, consuelo, servicio…, desde un corazón generoso, el universo lo percibe como abundancia y en justa correspondencia, por ley de resonancia mórfica, nos devuelve abundantes bendiciones.

Sin embargo, la mayoría de nosotros nos situamos en la vida en modo recibir. Bajo la influencia de inconscientes programas de infantiles carencias, esperamos y exigimos de los demás, de la familia, el trabajo y los amigos, recibir todo el amor y la atención que quizá nos faltó cuando éramos niños.

Si imaginamos la acción de recibir, nos apercibimos que en realidad es una falta de acción. Por ejemplo, en una relación de pareja cuando los dos están esperando recibir del otro, se mantiene el circuito bloqueado. El resultado: dos personas inactivas, esperando insatisfechas. No obstante, cuando uno empieza a dar sin condición, generosamente, sin esperar retribución, entonces se pone en marcha automáticamente la acción de recibir.

Aunque hay que tener en cuenta, que la justa retribución, no necesariamente se producirá por el mismo canal. La vida se encargará de devolver con creces todo lo entregado, no importa por dónde, cuando la acción de dar está legitimada por el verdadero amor y la satisfacción de contribuir al bienestar y la prosperidad de los demás.

Hay que tener en cuenta que esta disposición a dar no se refiere solo a los otros, sino que empieza por uno mismo/una misma. Cuántas veces nos negamos nuestros deseos por falsas ideas de escasez o falta de merecimiento. Si somos amorosos y dadivosos con nosotros mismos, ello redundará en nuestro bienestar, y sin duda, nos hará mucho más empáticos y generosos con los deseos de los demás.

Si a la luz de este conocimiento, perseveramos en esta hermosa actitud de dar sin condición, es seguro que nuestra existencia se verá retribuida con numerosas bendiciones de abundancia y prosperidad.

Mª Carmen Martínez Tomás

Amar el cuerpo, amar el agua

Amar el cuerpo, amar el agua

 

El agua es la sangre que corre por mis venas alimentando y nutriendo todas las células de mi cuerpo, de mis tejidos, músculos y tendones la fuente de vida que me llena, alimenta y me inspira. La misma agua que corre por las entrañas y la superficie de la tierra. Por los ríos, fuentes y manantiales, que alimentan y nutren las raíces de los árboles y de la naturaleza toda.

El agua sin cuya presencia se extingue la vida, hay que cuidarla, honrarla y bendecirla, para que siga dando vida y purificando a todas las criaturas que habitamos este hermoso planeta llamado tierra.

Aguas limpias, aguas puras por dentro y por fuera, os amo.

El agua soy Yo, fuente inacabable de belleza y de vida.

Aloha herman@s del mundo mundial.

Escribo con el corazón

 

REDACC-1

Hoy me retiro y me entrego a la energía de la inspiración
Hoy y mañana y pasado…
Y todos los días hasta que acabe de desgranar 
las palabras que pondrán fin 
a mi nuevo libro.
Una novela
Mientras escribo
La siento, la vivo
La saboreo y la disfruto
Porque la escribo con el corazón.
ALOHA

Mi compromiso con la paz

 
Me declaro en paz

Yo Soy paz

Mi mente está en paz
Mis palabras promueven la paz
Mis emociones se expresan en paz

Yo Soy paz

Estoy en paz dentro y fuera de mí
 conscientemente creo paz en mi mundo
con mis pensamientos, palabras, sentimientos y acciones

 

Yo Soy paz

Porque cada día reviso mis conflictos personales
y sin culpa
los limpio con amorYo Soy paz

Divina Presencia
si en algo he contribuido a la falta de paz en mi mundo
pido perdón y me perdono ahora

 

Lo siento, perdóname, te amo, gracias
Lo siento, perdóname, te amo, gracias
Lo siento, perdóname, te amo, gracias

 

 
Y de nuevo estoy en paz

Yo Soy Paz, Yo Soy Paz, Yo Soy Paz
Esta es mi contribución a la paz del mundo.

 

Fluyendo con la vida

Vivo fluyendo en círculos
en octavas de consciencia
cada vez más y más elevadas

Fluyendo
con amor y paciencia
Aceptando
todo lo que soy
lo divino y lo humano
lo luminoso y lo oscuro
Aceptando, fluyendo, amando…
Viviendo cada instante como si fuera el último
de la mejor manera que sé y que puedo

Miserias y grandezas en unidad con mi espíritu
que cuando me siento sola
se presenta dulce y silencioso
en su presencia me rindo
Y en este supremo instante
 me enamoro… de mi misma

 

Aloha herman@s del mundo mundial