Los elementos: El Agua

Los elementos como el agua, el fuego, el aire, la tierra y el prana ( los hawaianos lo llaman mana) constituyen la materia de la Creación, de la cual estamos todos constituidos. Nuestro cuerpo físico contiene un gran porcentaje de agua. Este líquido elemento es el fluido que permite que la energía circule libremente por nuestra anatomía.

El agua. Quién puede resistirse al influjo de su presencia.5

El agua limpia y cristalina te atrapa con su intangible belleza de tal forma, que es casi imposible resistirse al impulso de tocarla, al deseo de sumergirse, de zambullirte por completo en ella.

La cualidad de este elemento es la purificación, pues permite que todo  se disuelva y se limpie a su contacto. Además posee otra muy importante, la fluidez, su capacidad de soslayar los obstáculos que encuentra por el camino. Con gracia y facilidad, sin espavientos ni quejas, se adapta y rodea cualquier impedimento que le corte el paso.

Al fusionarnos con el agua con amor y gratitud, podemos sentir su poder y hacerlo nuestro, porque somos agua.

Nuestras aguas son las emociones. A veces tranquilas y calmadas, o en ocasiones, en una apasionada tormenta que nos incomoda y nos trastorna la vida.

Sumergirnos en el agua, ya sea en el mar o en la bañera, dejarla correr por el cuerpo, cabeza y todo, mientras con amor le pedimos purificación y limpieza, es un recurso fácil aunque muy poderoso, para centrarnos y img_1082calmar las emociones cuando las tenemos alborotadas.

Aloha herman@s del mundo mundial

 

 

Espíritu de Aloha en Formentera 2016

He llegado a Formentera
La isla me ha recibido con una tormenta de viento y agua. La primera de este verano desde hace meses, muy esperada por los lugareños y  por una tierra que se encuentra seca y requemada por el sol.
Los ancestros hawaianos consideran la lluvia sagrada, un preciado regalo de la vida. Una bendición que se derrama y desciende del cielo a la tierra. 

Un signo de abundancia y purificación

img_2993

Sin embargo a la mañana siguiente amaneció un día típico de esta isla, un sol radiante y ardiente que nos acompañó durante todo el día invitándonos a refrescarnos en las prístinas aguas de este mar Mediterráneo que tanto amo. Os comparto su belleza.

img_2980
Gracias a la vida
Gracias a esta maravillosa tierra
Gracias a mi divina presencia que me acompaña y me cuida.
Gracias por toda la belleza que me rodea y me inspira

Aloha herman@s del mundo mundial

Conectar con los lugares de poder de la Tierra

La conexión energética con los lugares de poder de la tierra:

Los sitios de poder han sido activados y se han sincronizado con la onda de luz color y sonido que emite Gaia. Muchos sentimos el llamado de viajar y conectar con estos sitios del planeta

Cada lugar que te llama contiene dentro de su vibración un fragmento de información para tu alma,

Al llegar es muy importante que conscientemente permitas que su luz impregne tu cuerpo energético y tu ADN. Conectar con esta energía te permite activar la información planetaria en tu ADN humano, activando la luz en su interior para la reconectarte con tu verdadero origen ancestral y galáctico.

Desde el 2012 una gran onda de luz ha transformado la vibración de todos los lugares sagrados del planeta. Esta onda de frecuencias de luz ha liberado la información custodiada por cada una de las bibliotecas vivientes de los glaciares de la Antártida y los glaciares del sur de America.

Nuevos paneles de Información se han abierto en Machupichu y Mexico y se ha generado apertura y sanación en Asia y Europa. Las piedras sagradas de Estonheache han empezado a emitir el sonido ancestral que portan

Ahora es el momento de conectar desde el corazón de tal manera que el cuerpo de luz se pueda activar, esta conexión se establece a través de los chakras Estrella de la tierra y la Estrella del Alma.

La estrella de la tierra está en conexión con las redes cristalinas del planeta y nos conecta con la información que Gaia está liberando en este tiempo de ascensión planetaria.

La estrella del alma esta en conexión con la nueva información que está entrando desde el centro de la galaxia que nos impulsa a través de la luz del sol a una expansión de la consciencia.

La práctica de Ser Luz que haremos en Formentera nos permite ser conscientes de nuestro cuerpo de Luz para vibrar en puro amor. Nos conecta con el propósito de nuestra Alma para encontrar el lugar que nos corresponde ocupar en el mundo en este momento.

 

Aloha herman@s del mundo mundial.


5arching-rainbowformentera_2

Vivir en modo Aloha

hawaii-4-2El Espíritu de Aloha se conoce como el alma secreta de las islas de Hawaii, haciendo referencia a la actitud de la hospitalidad, alegría y amistosa aceptación del pueblo hawaiano, motivo por el cual se han hecho famosas en todo el mundo.

El secreto de este espíritu hace alusión a la energía amorosa, aunque se refiere a un sentido mucho más amplio a como en general entendemos el amor en la sociedad occidental. No se trata de un sentimiento mágico o romántico, sino a una actitud bondadosa y amable, de pensar, sentir, actuar y comportarse durante todo el tiempo y con todo el mundo.

Aloha es una palabra sagrada, se utiliza en Hawaii para saludar y expresar amor, respeto y hermandad. Etimológicamente, se compone de dos términos «alo» (que significa «presencia o estar presente») y «ha» (que hace referencia al aliento o inspiración divina), de manera que cuando se nombra al saludar, estamos dando la bienvenida y reconociendo en la otra persona la presencia de su propia divinidad (su alma o ser superior).

Estar en sintonía con este espíritu, requiere tener la capacidad y la habilidad de sostener un estado de vibración amorosa constante. Una clase de amor elevado, que podríamos definir como absoluto, infinito o total. Este es un sentimiento que no está sujeto a ninguna condición, no discrimina a nadie, se extiende a todo y a todos, incluyendo a la comunidad, a la naturaleza y al cosmos.

En definitiva, Aloha es mucho más que un saludo. Es una expresión de puro amor, expresa la alegría de compartir la energía vital en el momento presente. Es una manifestación constante de forma práctica en la propia vida del conocimiento de los principios y las leyes universales por las que se rige el pueblo hawaiano.

Aloha implica una conciencia de unidad, de mutua ayuda y cooperación para avanzar y progresar en comunidad. Vivir en el Espíritu de Aloha significa crecer y desarrollarse para alcanzar la armonía y ser felices juntos en una sociedad en paz.

Vivir en el espíritu de Aloha significa amar y desear totalmente el mayor bien para todos, practicando conscientemente actos de amor amables y bondadosos sin condición. El espíritu de Aloha entiende el amor como un tipo particular de energía y acción desinteresada, sin esperar recompensa.

Para sintonizarse con este espíritu es necesario adquirir actitudes y habilidades que nos permitan ser capaces de ponerlo en práctica en la vida diaria. Se trata de lograr transformar las diferencias en afinidades, de enfocarse en unir en lugar de la separar, de llegar a ser capaz de olvidar y perdonar cuando nos han ofendido. Comprender que todos estamos relacionados y formamos parte de un todo mucho mayor, concentrarnos en dar y recibir energía positiva y compartirla con alegría.

El Espíritu de Aloha se enfoca conscientemente en expresar y vibrar en la frecuencia del amor, para lograr una existencia en paz y armonía con todo el mundo, a través de pensamientos amables y actos bondadosos.

Según los antiguos kahuna ser capaz de vivir en el Espíritu Aloha, es el camino para alcanzar la perfección y realización en cuerpo y alma. Lo que en otras tradiciones espirituales entienden y enseñan como el camino de la iluminación, que para estos sabios chamanes significa simplemente ser la expresión del amor que somos en todo momento y en cualquier circunstancia.

El Espíritu de Aloha nos enseña un hermoso y eficaz camino de sabiduría ancestral para alcanzar la transformación personal con sencillas técnicas de auto sanación. Un conocimiento chamánico procedente de Hawaii basado en una cosmovisión del universo, una forma de ver e interpretar el mundo según los principios universales y una manera de entender el papel trascendente del ser humano en la creación.

Extraído del libro: Ho’oponopono lo siento, perdóname, te amo. Edit. Oceano-Ambar

Dra. Mª Carmen Martínez Tomás