El sistema operativo humano

 

En la extraordinaria expansión de la tecnología que vivimos en el siglo XXI, he descubierto que es muy fácil, práctico y sencillo, utilizar la terminología y las funciones de los ordenadores para llegar a comprender como podemos operar en nuestro cuerpo energético humano. Conocer el modo y manera de gestionar adecuadamente la energía vital en el cuerpo, es de la mayor importancia para estar sanos, porque es la causa que origina toda manifestación en el cuerpo físico.
 
Así pues todos sabemos que si tenemos problemas con el PC podemos formatear el disco duro del ordenador. Eliminar los programas que ya no sirven, instalar las actualizaciones que operan de forma más rápida y eficaz. Y conectarnos a la red de internet a través del router sabiendo que cuantas más megas contratemos con mayor rapidez operaremos.

Exactamente es lo mismo que hacemos cuando practicamos Ho’oponopono. Es decir nos conectamos al campo cósmico de consciencia universal (internet), a través de nuestra propia divinidad (router), para buscar y obtener toda la información que necesitamos. Limpiamos (borrar programas) todos los sistemas de creencias que nos han causado dolor en el pasado y que en la actualidad están interfiriendo nuestra salud y progreso espiritual.
 
A medida que son eliminados los viejos programas, nuestra consciencia se expande, y descubrimos nuevas maneras de actuar (actualizar programas) que son más eficaces y operativas. En consecuencia, nuestra percepción de la realidad se modifica hasta extremos que podemos considerar milagrosos. Y lo único que hemos hecho es formatear el disco duro (mente) del ordenador, de tal manera, que estamos listos para poder conectarnos fácilmente al campo cuántico de consciencia universal, para recibir de forma rápida y directa en cada momento, la inspiración que necesitamos para resolver de la mejor manera posible cualquier problema que se nos plantee en nuestra realidad.

De este modo alcanzamos la paz. La libertad de espíritu que nos llena de gozo, amor, plenitud y confianza en nosotros mismos. Esto es, manifestar el cielo en la tierra, vivir en el más puro Espíritu de Aloha
 
Dra. Mª Carmen Martínez Tomás

Fluyendo con la vida

Vivo fluyendo en círculos
en octavas de consciencia
cada vez más y más elevadas

Fluyendo
con amor y paciencia
Aceptando
todo lo que soy
lo divino y lo humano
lo luminoso y lo oscuro
Aceptando, fluyendo, amando…
Viviendo cada instante como si fuera el último
de la mejor manera que sé y que puedo

Miserias y grandezas en unidad con mi espíritu
que cuando me siento sola
se presenta dulce y silencioso
en su presencia me rindo
Y en este supremo instante
 me enamoro… de mi misma

 

Aloha herman@s del mundo mundial